Seguro que has escuchado alguna vez “la glucosa es la energía favorita del cuerpo” ¿me equivoco? Estoy convencido de que no.

Esta afirmación, parece ser lo que justifica la idea de comer hidratos de carbono cada pocas horas para mantener los niveles de energía “óptimos” y así mantener a los carbohidratos en la base de la pirámide alimentaria.

Gracias a mitos como este, aún persiste la recomendación de comer 5-6 veces al día para mantener los niveles de glucosa estables, aceptándose como dogma. Obviamente a todas las empresas que se dedican a la venta de snack, les viene al pelo esta recomendación.

Seguir esta recomendación, genera un hambre constante, (esas ganas de comer algo) provocando un desequilibrio hormonal importante

¿QUÉ ES LA CETOSIS?

cetosis-asi-funciona

La cetosis podríamos decir que significa utilizar principalmente la grasa para obtener energía.

Este estado, se consigue mediante ayunos temporales y/o con una dieta baja en carbohidratos.(artículo)

De esta manera, el cuerpo se ve obligado a obtener energía a partir de los ácidos grasos almacenados en nuestro organismo, generando cuerpos cetónicos producidos por el hígado.

Si nuestra vida dependiera únicamente del glucógeno almacenado en nuestro cuerpo, tan solo podríamos sobrevivir 1 o 2 días, sin embargo somos capaces de sobrevivir varios meses con las calorías almacenadas en forma de grasa (nuestra grasa) por lo que la capacidad del cuerpo para metabolizar esta grasa como combustible durante largos periodos ha sido fundamental para la supervivencia de la especie.

De esta manera hemos evolucionado durante millones de años. Poseemos grandes reservas de energía en forma de grasa y nuestro organismo está perfectamente diseñado para utilizar dichas grasa en las actividades diarias.

¿QUÉ PASA CON LA GLUCOSA?

La glucosa es almacenada en los músculos e hígado y principalmente se empleaba para esfuerzos puntuales (por ejemplo nuestros antepasados escapar de un depredador y hoy día realizar un entrenamiento)

CONCLUSIÓN:

Es interesante “acostumbrar” al cuerpo a metabolizar la grasa como fuente de energía principal y dejar la glucosa para los esfuerzos extra (entrenamientos) y necesidades básicas del cerebro.

¿QUE PASA CON NUESTRO CEREBRO?

cerebro-glucosa

Uno de los mitos más extendidos es “tu cerebro solo puede utilizar glucosa” ya va siendo hora de aclarar esto.

Nuestro cerebro representa el 2% de nuestro peso corporal pero supone el 20% del gasto energético. Teniendo esto presente, si hablamos de combustibles favoritos del organismo, no podemos olvidar las preferencias de nuestro cerebro.

Aun a día de hoy muchos piensan que el cerebro solo consume glucosa, pero de ser así, estaríamos diseñados de otro modo más acorde.

Como es posible que nuestro cerebro (órgano que más energía demanda) reclame una fuente de energía de la que nuestro cuerpo tan solo almacena pequeñas cantidades y no sea capaz de utilizar otras fuentes de energía como la grasa, que SI podemos almacenar grandes cantidades de energía (hasta la fecha no se sabe su límite). Estudio

Si no existiera un modo alternativo de que nuestro cerebro pueda utilizar la grasa como energía, nos habríamos extinguido hace mucho tiempo.

A grandes rasgos, nuestro hígado es capaz de producir a partir del metabolismo de la grasa un tipo de cuerpo cetónico llamado beta-hidroxibutirato y que el cerebro si puede utilizar como energía (aproximadamente el 70% de su demanda de energía)

¿Y qué pasa con el 30% restante?

La poca glucosa que necesita nuestro cerebro, se puede obtener mediante el proceso de “Gluconeogénesis” (ya hable de este proceso anteriormente), mediante el cual el hígado genera glucosa a partir de la degradación de la proteína, bien sea la que ingerimos, o del propio músculo en caso de ayunos prolongados (perder musculo es algo nada recomendable, por eso es importante consumir suficiente proteína si estas en cetosis. Según los últimos estudios un máximo de 2,5gr/kg de peso)

El hígado una vez más, mediante la metabolización de las grasas también puede convertir el glicerol en glucosa si lo necesita. Evolutivamente hemos sobrevivido durante largos periodos de tiempo a un acceso bastante limitado al carbohidrato, por tanto es lógico pensar que nuestro cuerpo está preparado para producir la glucosa que requiere por medios alternativos.

Resumiendo: Se ha estado confundiendo “el cerebro necesita glucosa” con “el cerebro solo puede utilizar glucosa” y como has podido ver, esto es falso.

Detalles: otra clase de células que necesitan glucosa para sobrevivir son las cancerígenas, pero estas no tiene capacidad para metabolizar la grasa. Actualmente ya hay investigaciones sobre los beneficios de la cetosis en el tratamiento de diversos tipos de cáncer.

LA CETOSIS NO ES MALA SINO ALGO NATURAL

Después de todo esto, la cetosis es un estado natural en el cual hemos pasado gran parte de nuestra existencia, por lo que estamos evolutivamente adaptados a la quema de grasa y de glucosa para obtener energía. Hoy del día la cetosis se plantea como un método temporal para la quema de grasa y suelen sugerir supervisión médica.

Considero que esto es un error ya estar en cetosis es un estado normal que aporta beneficios, lo que no significa que debamos estar siempre en cetosis o que siempre sea así nuestra alimentación. Hablo de ganar en “flexibilidad metabólica” de modo que nos permita utilizar más eficientemente los distintos combustibles de que dispone nuestro cuerpo para obtener energía (esto es un signo de salud)

Hay muchas personas (cada día más por desgracia) que tienen grandes dificultades para quemar grasa incluso con una dieta restrictiva y altas dosis de ejercicio aeróbico (no es el método más eficiente para quemar grasa, aunque a día de hoy mucha gente así lo cree)  por no hablar de su dependencia a los carbohidratos.

METABOLISMO TV ¿POR QUÉ LA GRASA NO ES LA QUE ENGORDA?