La testosterona es la hormona de la masculinidad por excelencia, en los hombres se produce en los testículos y está implicada en una serie de procesos como:

  • Mantenimiento de glóbulos rojos
  • Mantenimiento de una densidad ósea optima
  • Mantenimiento y ganancia de masa muscular
  • El deseo sexual por supuesto
  • E incluso la capacidad de concentración y una sensación de bienestar

Los hombres por lo general a partir de los 30 años, empezamos el declive acercándonos a lo que se conoce como Andropausia proceso similar a la menopausia pero más lentamente y sin apenas darnos cuenta, pero sufrimos sus consecuencias.

En este artículo os daré algunos consejos para aumentar vuestra testosterona de forma completamente natural.

LO QUE DEBEMOS EVITAR

Alcohol: un estudio en Holanda, ha comprobado que un grupo de hombres bebiendo alcohol moderadamente durante 3 semanas, han experimentado un descenso de testosterona de hasta un 7%.

Azúcar: aumentar los niveles de glucosa en sangre puede hacer que nuestros niveles de testosterona decaiga hasta en un 25% independientemente de nuestra resistencia a la insulina o si sufrimos algún tipo de enfermedad como la diabetes

Comida procesada o envasada: Debemos decantarnos por alimentos naturales y evitar los alimentos procesados que se conservan durante mucho tiempo, pues estar cargados de aditivos y conservantes.

Estrés: cuando nuestros niveles de cortisol en sangre aumentan y el cortisol básicamente es la hormona del estrés nuestra capacidad para producir testosterona se ve afectada y también se ve mermada la capacidad del organismo para utilizar dicha testosterona en los tejidos del cuerpo, así que ya sabéis, dormir lo suficiente y haced ejercicio sin pasaros.

LO QUE DEBEMOS PROMOVER

Aminoácidos ramificados (Bcaas)

Los conocidos Bcaas juegan un papel fundamental en la creación de testosterona, de modo que ese batido natural que te tomas después de entrenar, puede tener un efecto aún mejor de lo que creías.

Zinc: cuando tus niveles de zinc son bajos también se ve afectada tu capacidad para producir testosterona, por eso debes prestar atención a los alimentos ricos en zinc, como los frutos secos, el marisco sobre todo y la carne.

Grasas saludables: Diversos estudios, nos revelan que existe una relación entre el consumo de grasa y los niveles de testosterona, de modo que empieza a incluir más grasas saludables a tu dieta, como el aguacate, aceite de oliva virgen extra, aceite de coco virgen, frutos secos, grasas animales saludables como de la carne de pasto o la mantequilla de pasto.

Vitamina D: Se ha demostrado que tener niveles de vitamina D altos, puede amentar nuestras testosterona hasta un 20%.

Adelgaza: Aumentar simplemente 4 puntos en nuestro índice de masa corporal que para una persona de 1,80 m aumentar nos 10 kilos, equivale a envejecer 10 años en nuestra capacidad productiva de testosterona. De modo que ya sabes, dale su merecido a esos michelines.

Aumenta tu masa muscular: un grupo de investigadores finlandeses nos dicen que los hombres que practican pesas con regularidad, llegan a tener hasta un 49% más de testosterona y para beneficiarte de esto basta con que lo hagas 2 o 3 veces por semana.

HIIT: entrenamiento de intervalos de alta intensidad puede ayudarte a prevenir el declive en la producción de testosterona e incluso estimularla directamente.

Sueño: se ha demostrado que simplemente con una semana de sueño deficiente puede afectar a la baja a nuestros niveles de testosterona, así que recuerda que un adulto normal necesita dormir entre 7 y 9 horas al día

Sexo: sabemos que aumentar los niveles de testosterona aumenta nuestro deseo sexual, pero ¿sabías que practicar sexo aumenta los niveles de testosterona?

A continuación os dejo un par de enlaces donde tratan este tema de un modo más extenso y detallado.

ENLACES DE INTERES: