ENTIENDE Y ENQUILIBRA TUS HORMONAS

Continuado con la primera entrega “Controla tus hormonas” en la que hable sobre la relación entre la leptita e insulina, de cómo afectan a nuestro sistema hormonal, hoy hablare de otro par de hormonas con gran relevancia en nuestra salud, Adrenalina y Cortisol

La Adrenalina es una hormona fundamental para estar positivos ante la vida, salir adelante y también para mejorar tu cuerpo. Por ello es interesante que conozcas cómo funciona y cómo puedes controlarla, vamos a ello.

Como ya sabrás, nuestros antepasados (en las cavernas) Vivian en un entorno mucho más hostil que hoy día, y aunque gran parte del tiempo lo pasaban “en calma” había momentos en los que su vida dependía de su capacidad de salir corriendo o para defenderse.

Un mecanismo desarrollado para poder sobrevivir en un medio hostil que aumentaba nuestras posibilidades de éxito.

¿Cómo se activa este mecanismo?

Para poder acceder a este modo llamémoslo “de lucha” nuestro cerebro, más concretamente el hipotálamo, activa las glándulas suprarrenales para que estas liberen adrenalina a la sangre. Esto provoca un aumento de energía y resistencia a nuestro organismo entre 5 y 15 min (lo justo para salvar la vida o morir en el intento).cazadores

Para que nuestro cuerpo pueda obtener dicho subidón de energía y resistencia, la adrenalina aumenta la presión cardiaca (mejorando el flujo de sangre a los músculos) dilata los pulmones (mejor entrada de oxigeno)  libera glucosa en sangre para poder emplearla como energía rápida y suprime el sistema inmune (prima la supervivencia).

Un factor positivo de que tengas los niveles de adrenalina equilibrados, es que para liberar glucosa en sangre, se utiliza la grasa almacenada del organismo. Si el periodo de acción de la adrenalina supera los 5-15 minutos, se libera otra hormona llamada cortisol (seguro que ya te sonaba de antes) que mantiene durante más tiempo los efectos de la adrenalina (pero con efectos negativos si se prolonga demasiado como sucede actualmente.)

Nuestra genética prácticamente no ha cambiado desde hace 10.000 o 20.000 años, y lo que en aquellos momentos era un sistema que funcionaba muy bien, hoy día, juega en nuestra contra.

Podríamos decir que no estamos adaptados el nuevo estilo de vida moderno, donde las situaciones de estrés son casi permanentes (gastos, jefes, niños, trafico…).

Este tipo de “amenazas” nuestro cuerpo las interpreta igual que hace 20.000 años igual que si nos encontráramos frente a una bestia hambrienta. Por suerte para los nuestros hace tantos años, estas amenazas eran poco frecuentes y de corta duración, por lo que la adrenalina y el cortisol liberados eran tolerables.

Por el contrario hoy día tanto los factores externos (gastos, jefes, niños, tráfico) como los internos (mala alimentación, pensamientos negativos) provocan que vivamos en una situación de estrés casi permanente.

estres

ADRENALINA Y EFECTOS EN EL SNC

Al igual que vimos como los niveles de insulina o leptina elevados provocan que nuestro cuerpo deje de responder a ellos, sucede lo mismo con la adrenalina, pudiendo provocar fatiga adrenal con problemas de salud importantes, como:

  • Fatiga crónica.
  • Apatía.
  • Falta de concentración.
  • Ansiedad.
  • Depresión ( y dolores musculares como la ciática).

Como problema añadido, el cortisol a diferencia de la adrenalina, utiliza el musculo en lugar de la grasa, y el musculo es nuestro aliado para “quemar grasa” controlar nuestras hormonas sexuales y estar en forma.

¿Cómo puedo gestionar el estrés?

En la primera parte de esta misma temática, pudiste ver como tu alimentación influye directamente sobre tus hormonas, en el caso del cortisol y adrenalina, una parte importante es lo que comes pero otra es el control de tu mente. Por ello te daré algunos consejos que puedes seguir.

  • Controla el consumo de excitantes nerviosos como el café, 1 o 2 tazas por día está bien, pero más puede ser signo de adrenalina elevada.
  • Olvídate de las sesiones largas de ejercicio aeróbico, es preferible que realices entrenamientos más breves pero intensos además la dopamina generada por la actividad física ayudara a controlar el estrés.
  • Duerme las horas necesarias (7-8 horas) es lo recomendable, si madrugas, acuéstate antes.
  • En lugar de mirar tú Facebook cada poco tiempo, dedica unos minutos al día a meditar y relajar tu mente. Sé que puede resultar difícil al principio, pero es cuestión de práctica.
  • Evita los entornos tóxicos, (contaminación y ruidos). Sé que si trabajas en la ciudad es inevitable, pero al menos en tus días libres sal de ahí.
  • Procura alimentarte a base de productos orgánicos (comida real), por ejemplo frutas y verduras
  • Evita comprometerte con más cosas de las que puedes abarcar (los asuntos pendientes) es una de las cosas que más estrés genera
  • Si eres de esas personas a las que le faltan horas en el día, deberías aprender a gestionar mejor tú tiempo. Haz primero las cosas importantes, que al final son las cosas básicas sin las que tu vida perdería valor. Muchas veces lo “urgente” no es prioritario.
  • “Desconéctate” de la tecnología todos los días (móvil, televisión Facebook, salvo que tu momento zen sea leer este blog: P) Hazte con un libro interesante (tengo pendiente un libro que está en proceso)
  •  Procura pensar y actuar en positivo, los pensamientos negativos perduran más en nuestro cerebro, aunque los pensamientos positivos son mucho más poderosos para nuestro subconsciente.

Os dejo un enlace a un blog que me gusta Psicologiaenpositivo.org.

Creo que os va a gustar 🙂