¿Cuánta agua debemos beber?

“Beber mucha agua” quizá una de las recomendaciones que más escuchas por partes de médicos, nutricionistas, entrenadores… parece clara la idea de que debemos estar bebiendo agua constantemente.

“Aproximadamente el 60-70 % de nuestro cuerpo es agua, por tanto debemos beber de 2-3 litros de agua al día”

Afirmaciones como esta, son repetidas hasta la saciedad y como resultado podemos encontrar una botella de agua en todos los puestos de trabajo, en eventos deportivos etc… que más quiere la industria, que vendernos agua embotellada a precio de oro.

Estas recomendaciones, tienen poco respaldo científico (al igual que la idea de comer 5 o 6 veces al día).  Aunque busques no te será fácil encontrar artículos científicos que lo respalden.

RECOMENDACIONES GENERALES ERRONEAS

No es natural

Nuestro organismo dispone de un sofisticado sensor para la hidratación, un sistema homeostático perfeccionado a lo largo de toda la evolución.

Nos quieren hacer creer que es “poco fiable”, pero es sorprendente como hemos sobrevivido hasta nuestros días con él, Sorprendente!!

Sugerir que debemos beber agua constantemente ignorando mensajes básicos de nuestro cuerpo no tienen mucho sentido. ¿no tienes sed? “Sigue bebiendo que aún no has llegado al mínimo diario recomendado”. No te preocupes si tienes que levantarte 2 veces por la noche para vaciar la vejiga.

Seguramente también habrás oído que el color de tu orina debe ser clara. Bien pues no hay estudios que encuentren relación entre el color de la orina y los niveles de hidratación (salvo la mañanera). A no ser que veas algo raro en el color, no debes alarmarte por ello.

Como norma general considero que cuando se dan recomendaciones públicas que contradicen la naturaleza (beber agua sin sed), se deben tener pruebas sólidas que lo demuestren y en este caso no las hay.

El agua y las digestiones.

Un exceso de agua durante las comidas puede interferir en tu digestión. Tu estomago necesita un entorno muy acido para digerir la comida, si lo inundas de agua, los jugas gástricos son diluidos y pierden capacidad de digestión, además de restar eficacia contra posibles patógenos en los alimentos. Si tienes problemas digestivos y bebes mucha agua, redúcela.

No olvidar el agua de los alimentos.

La propia comida debe ser una importante fuente de agua. Los vegetales por ejemplo son principalmente agua, las frutas e incluso la carne, el pescado y los huevos poseen un alto % de agua.

Las sopas, caldos y purés de verduras no solo aportan hidratación, sino también nutrición a diferencia de los cereales que poseen un bajo % de agua y puede ocasionar mayor retención de líquidos en nuestro cuerpo.

Puedes sobrehidratarte

Al igual que ayunar no se promociona, ya que de este modo la industria no gana dinero, prefieren alertarnos sobre el riesgo de no beber suficiente agua, pero no del peligro beber demasiado.

Puedes intoxicarte con agua, ya que el veneno está en la dosis, el nombre por el que se conoce esta intoxicación es hiponatremia y hay más corredores que mueren por hiponatremia (sobrehidratación)  que por deshidratación.

A nadie le dará hiponatremia por beber 2-3 litros de agua al día, pero probablemente te de más problemas a largo plazo consumir agua de un modo forzado, que simplemente beber agua cuando tienes sed

Compuestos innecesarios

Beber más agua de la necesaria, te expone a mas compuestos problemáticos, como el flúor, cloro…

Por otro lado el enorme despilfarro asociado al agua embotellada (Menudo negocio).
La mayor parte del agua que compramos, es agua del grifo filtrada, (en el mejor de los casos de algún manantial ). Por tu bien, el de tu bolsillo y el medio ambiente, te sugiero que compres un filtro (purificadora) para tu casa, a la larga ahorraras dinero y ganaras en salud.

Si quieres almacenar un poco de agua, te sugiero que compres los envases de cristal, ya que se pueden reutilizar más veces que los de plástico y además es más fácil de reciclar.

“Beber agua adelgaza”

Otra afirmación bastante escuchada popularmente ¿de verdad adelgaza?

De un modo directo, beber agua no te hace adelgazar, el proceso de adelgazamiento es algo más complejo, pero si puede influir en 2 aspectos relacionados con el adelgazamiento.

Beber agua fría aumenta ligeramente el metabolismo, tu cuerpo gasta alguna caloría para calentarla, pero desde luego es más efectivo bañarse en agua fría ¿alguna vez has visto a un surfista (con horas en el agua) gordo? Siempre hay excepciones, pero la mayoría de ellos son delgados.

Beber agua un rato antes de las comidas, puede provocar un efecto saciante y por consiguiente disminuir la cantidad de comida (a mi particularmente no me afecta al apetito).

Si tu objetivo es perder peso, puede que beber un vaso de agua 30 min antes de comer te ayude (recuerda que beber demasiado agua durante y después de comer no es lo más recomendable para tu digestión).

Por ultimo decir que beber mucho agua no es el secreto para perder peso, comer mejor sí.

¿Cuánta agua debemos beber realmente?

Mi recomendación es que bebas cuando tienes sed, si necesitas 2 litros, bebe 2 litros, si son 3 probablemente es porque lo necesitas. Como siempre en estos casos, experimenta con lo que te encuentres mejor.

En ciertas ocasiones, puede ser recomendable beber más agua de lo que nuestro cuerpo demanda. A continuación veras algunos casos

En el caso del deporte, parece lógico pensar que si vas a correr una maratón o realizar algún tipo de ejercicio (especialmente en un entorno de calor) se a conveniente partir con las reservas de agua llenas “por si las moscas”

Parece que algunos  estudios actuales, no encuentran beneficios en aumentar la ingesta agua en adultos (55-75 años) sin embargo otros indican que la sensación de sed pierde fiabilidad con el paso de los años y puede ser interesante beber un poco más de agua como precaución.

En los casos de embarazo y lactancia parece razonable pensar que debido a los cambios hormonales asociados a esta etapa, beber más agua pueda ser positivo, pero es importante reducir el cloro (el agua del grifo contiene cloro, comprar un filtro parece una opción inteligente).

Problemas renales: anteriormente he comentado que beber más agua sin necesidad, no es la mejor opción para nuestros riñones, sin embargo en los casos donde hay indicios de cálculos renales, beber más agua ayuda.

Cuando comenzamos una dieta cetónica, lo normal es perder bastante agua, al consumir las reservas de glucógeno. También perdemos electrolitos y conviene beber más agua.

 

Sobre las bebidas deportivas, hablaré en próximos artículos.