¿Qué es una dieta?

La palabra dieta está generalmente mal empleada y la mayoría de personas al oír “dieta” lo atribuyen a restricción de calorías, pasar hambre, perder peso, etc… (Poco a poco vamos cambiando esta tendencia pero costara)

La dieta simplemente es la alimentación diaria compuesta por diversos nutrientes, procedentes de los alimentos y puede estar enfocada en ganar peso (hipercalórica), perder peso (hipocalórica)  o mantener el peso (normocalórica).

Una vez aclarado este concepto básico comencemos

¿Qué es IIFYM?

Supongo que habrás oído hablar de “la dieta flexible” o quizás no, en cualquier caso yo te daré mi visión al respecto. Estos días atrás, revolviendo por Internet encontré diversidad de opiniones sobre dicha dieta, muchas de ellas contradictorias entre si y a la vez un tanto confusas que no me terminan de convencer.

Lo que predica la dieta flexible es “puedes comer cualquier alimento existente, mientras cuadre con tus macronutrientes y kilocalorías necesarios para tus objetivos” bien sea aumentar, mantener o reducir tu peso.

¿Suena genial verdad? No tan rápido.

Esto no significa que tengamos vía libre para comer lo que se nos antoje cuando nos parezca, debe tener cierto sentido, me explicare.

El cuerpo humano no es capaz de reconocer la procedencia un tipo de macronutriente (proteína hidrato de carbono, o grasa) si la proteína de una hamburguesa es de McDonald, si es de la  mejor carnicería de tu barrio. El proceso metabólico que realizará con dicha proteína es el mismo (con matices). Obviamente la composición de un producto y otro no es igual, pero tan solo quiero que entiendas la idea.

Supongamos que quieres aumentar de peso e ingieres 3000 kilocalorías y un porcentaje de macros 50-55% hidratos, 20-25% de proteínas, 25-30% de grasas.

Viene a decir que con tal de que cubras las calorías y los macronutrientes con cierta precisión, no importa de dónde provenga el macronutriente, es decir si tienes que cubrir un % de hidratos de carbono, no importa que sea procedente del pan o de una pizza mientras cuadre con tu plan.

Como en casi todo existen visiones opuestas, los detractores acérrimos de este tipo de dieta y los defensores a capa y espada. No estoy de acuerdo con ninguno de los 2 por las razones que más adelante os explicaré. (Detalle: la dieta flexible no se trata de alimentarse a base de comida chatarra)

VENTAJAS DE LA DIETA FLEXIBLE

  • La ventaja más clara es que no tienes necesidad de privarte de cierta comida considerada no apta (comida chatarra) para la mayoría de dietas y se hace más llevadero.
  • Es más cómoda que tener que llevar tu comida preparada de casa ya que lo puedes ajustar.
  • Permite socializar con más tranquilidad y no ser “el rarito” del grupo que no come ciertos alimentos.
  • A nivel mental es mucho mas llevadero.

INCONVENIENTES DE LA DIETA FLEXIBLE

  • Necesariamente tienes que conocer con precisión cada alimento, saber sus macros y micronutrientes para saber si cuadra con tu plan, especialmente al principio, ya que con el tiempo lo aprenderás de memoria y será más fácil (al menos la comida de casa).
  • No tiene el mismo efecto en todo tipo de metabolismos. Alguien que posea un metabolismo rápido (seguro todos conocéis alguno) prácticamente come lo que le place y no engorda, o por el contrario alguien que engorda con mucha facilidad y debe controlar más su alimentación para no engordar.
  • Olvidamos otros factores relevantes en la salud que si nos pueden afectar.
  • No es lo más óptimo para altos niveles de competición donde los detalles marcan la diferencia.
  • Es fácilmente llevado al extremo y acabar con una dieta nefasta para la salud.

Seguramente se te ocurran muchas ventajas e inconvenientes al respecto, pero vamos a lo esencial.

Anteriormente comenté que no estoy de acuerdo con ninguna postura extremista, ni los obsesionados con la comida al detalle para lucir en la playa (salvo para competidores), ni los que se alimentan de forma lamentable. Entre ambos extremos existe un punto medio de equilibrio.

Considero que la dieta de cada uno debería ser un tanto intuitiva, a base de comida de verdad, dejando a un lado la comida procesada. Pirámide alimentaria.

Pero claro, pensarás que en un mundo donde la comida procesada y el azúcar abunda, es difícil resistirse a ello de vez en cuando.  😛

Por supuesto, no hay problema en que puntualmente comas algo azucarado o procesado, repito “puntualmente” no cuando se os antoje. Si tu dieta está bien enfocada de manera global en principio no hay problema.

(Si te fijas ningún animal salvaje se restringe alimentos para los que está diseñado su cuerpo y no cuentan calorías, al contrario que nosotros).

A modo de resumen

Comer alimentos en su estado natural: carnes, pescados, mariscos, huevos, legumbres, arroces, otros cereales poco problemáticos, frutas, verduras, frutos secos (cacahuete no es un fruto seco sino una legumbre), frutas secas, lácteos aquellos si los toleras etc.

Con esta base, podrás realizar múltiples combinaciones que mejore el sabor de los alimentos y dar un gusto a tu paladar, por ejemplo usar aceite de oliva virgen como aliño (tranquilo, la grasa del aceite es buena y necesaria), algunas especias, sofritos y lo que se os ocurra con cierto sentido. Puntualmente te puedes desviar ligeramente de tu dieta y comer algo procesado (no vas a implosionar) por ejemplo si vas a un restaurante de comida rápida y te comes una pizza o una hamburguesa.

Espero que os haya resultado esclarecedor y útil,

SI TE HA SIDO ÚTIL ESTE ARTÍCULO TE AGRADECERÍA QUE LO COMPARTIERAS PARA QUE MAS GENTE PUEDA BENEFICIARSE. SI TIENES ALGUNA DUDA O COMENTARIO, DÉJALO EN LA SECCIÓN DE ABAJO.