Aunque el cuerpo humano es un universo en perpetuo movimiento y siempre se nos escaparán muchos de sus detalles, podemos enumerar unos beneficios básicos en el arte del masaje:

Efectos sobre el Sistema Nervioso

Ya se ha mencionado el efecto tónico y el sedante. La estimulación se produce en el nivel de los nervios cutáneos sensoriales y de los troncos nerviosos profundos. La relajación se produce por vía refleja y también en el nivel psíquico. Por último, en el nivel del

Sistema nervioso Central, tenemos un efecto anti álgico.

Efectos sobre el músculo esquelético

Este es uno de los mayores campos de acción del quiromasaje. Como se ha dicho anteriormente, el masaje modifica la circulación y aumenta los intercambios nutritivos del músculo; en esta forma, se mejora ostensiblemente la capacidad de contracción y el tono.

Estos efectos son valiosos en los casos de atrofia muscular o en estructuras que deban permanecer inmóviles. La activación muscular, uniforme y rítmica, producida por su hábil amasamiento, estimula la acción muscular y aumenta la producción de sangre venosa, y linfa. Se evita la acumulación de ácido láctico y otros productos tóxicos sobre el músculo, se aportan sustancias nutritivas y se evacuan las sustancias de desecho.

Mediante el amasamiento provocamos una hiperemia que prepara al músculo para un rendimiento óptimo, y coloca al músculo cansado en una situación apropiada para una mejor y más rápida recuperación.

En los casos de hipertonía y sus variadas consecuencias, se obtienen buenos resultados relajantes que preparan el terreno de forma inmejorable para posteriores trabajos.

Efectos sobre la piel

La piel es un enorme receptáculo de sensaciones y, por ello, el mejor aliado del masaje. Este maravilloso órgano, no se limita solamente a recibir estas sensaciones del masaje, sino que las transmite.

Por medio del masaje, la piel adquiere una mayor suavidad, elasticidad y finura. Entre otros aspectos, éste tiene un valor inmenso para la liberación de adherencias provocadas por cicatrices y otras lesiones cutáneas.

Efectos sobre el tejido subcutáneo

Hay eficacia en relación con la absorción de edemas intersticiales. También puede eliminarse algo de tejido graso, pero en una zona topográfica poco extensa.

Efectos sobre el sistema circulatorio

La acción fisiológica del masaje hay que estudiarla sobre los capilares, venas y circuito linfático.

La primera porción del aparato circulatorio influenciada por el masaje serán los capilares periféricos. El efecto sobre los capilares depende del masaje dado. Si empleamos una maniobra de percusión produciremos en primer lugar una isquemia (detención de la circulación arterial) seguida de una vaso dilatación. Si se trata de una frotación habrá también una isquemia, pero menos lenta, que se traduce por el clásico enrojecimiento de la piel de la zona masajeada, y habrá también una vaso dilatación.

El efecto sobre las venas produce un aumento de la presión, y con ello se facilita la salida de desechos y metabolitos de la zona masajeada. Actúa pues en sentido de depleción (proceso de vaciamiento).

Los efectos sobre la linfa se derivan del nacimiento de los vasos linfáticos que están en el nivel cutáneo, por lo que la estimulación de la piel con el masaje también estimula y acelera la circulación linfática y su efecto de drenaje.

La circulación arterial también se beneficia al tratar profundamente las masas musculares, ya que por su situación profunda no podemos actuar mecánicamente sobre las arterias. El efecto positivo lo podemos comprobar en los pacientes afectados de isquemia en las extremidades inferiores; después de ser tratados durante unas sesiones de masaje mejora el color de la piel y la temperatura.

 

Efectos sobre el tejido óseo

Al estimular la piel, mejora la circulación sanguínea y linfática, es decir también el metabolismo de la zona.

Efectos sobre el metabolismo

Aumenta la cantidad de orina después del masaje, aumentando la filtración en el nivel renal. Aumenta la eliminación de cloruro sódico, nitrógeno y fósforo orgánico.

Efectos sobre órganos internos

Tiene especial acción sobre las vísceras huecas, sobre todo las del aparato digestivo, ayudando a vaciarse y, por tanto, a aumentar la función peristáltica normal.

Efecto psicológico

El efecto psicológico es una cosa muy importante, ya que muchas veces cura y alivia más una palabra de aliento o el sentir la confianza que inspiran ciertas manos que el hecho del masaje. Cuando la persona que recibe el masaje está bien dispuesta al posible efecto beneficioso del masaje, el efecto será superior; por ello el animar al paciente repercute positivamente en su recuperación.

La concentración del masajista y la relajación del cliente, el pensamiento de lo que se está haciendo en cada momento, el silencio mientras dura el masaje sin interrupciones, son detalles que todos juntos hacen que el paciente, sea cual fuere el motivo del masaje, encuentre un estado de relajación más perfecto; la concentración mental del masajista y el buen hacer harán el resto.