ENVIDIOSOS Y ENVIDIOSAS

Este artículo es un poco especial, ya que no hablare de técnicas, métodos de entrenamiento o alimentación, sino de lo que sucede cuando tú, chico o chica, consigues tus objetivos. (emplearé un tono mas coloquial de lo habitual)

Seguro que sabes a lo que me refiero, los envidiosos y envidiosas.

Al parecer esta clase de gente aparece cuando oyen o ven, que alguien mejora su físico de forma sustancial y normalmente a un nivel que ellos no han llegado ni llegaran nunca.

Por eso hoy va dedicado a todas esas “moscas cojoneras” que cuando alguien logra algo, únicamente van a incordiar y dar por el saco.

¿COMO SABER QUE HABÉIS CONSEGUIDO BUENOS RESULTADOS?

En el caso de ganancias de fuerza, (lo que viene a ser capacidad para mover más peso) es algo más objetivo y no hay mucha discusión. Si mueves más peso que el otro, eres más fuerte y le ganas en fuerza, no hay mas discusión.

Siempre hay algún “listillo” que pregunta “¿cuánto es tu máxima de banca?”. Si tu respuesta es un peso superior o muy superior al que espera, primero es posible que le empiecen arder los ojos y salir humo por las orejas, pero como no da crédito, posiblemente hará la preguntita del millón “¿1 vez no?”

Pues tu qué crees espabilado, si hablamos de un peso máximo, ¿cuantas crees que voy hacer? (pregunta retórica)

En cuanto a fines estéticos, aquí viene donde la matan, ya que es algo más subjetivo y todos los envidiosos y envidiosas, están en su ambiente, donde pueden criticar y meter mierda al gusto a toda aquella persona que consigue sus objetivos, pero que ellos no tienen lo que hay que tener para conseguirlo nunca.

Sabrás que has conseguido los objetivos y vas por buen camino porque te quitaran méritos, siempre serán ajenos y no dependen de ti.

FASE 1

Méritos ajenos

 

LA SUERTE

  • Los sacrificios que haces cuando entrenas duramente en el gimnasio
  • Las duras básicos del gimnasio.
  • Las agujetas que provocan al día siguiente.
  • Lo mucho que cuesta seguir una dieta y no darse el capricho de esa comida que nos gusta tanto.
  • Sacrificar parte de tu vida social.
  • Evitar beber alcohol.
  • Dormir a tus horas y en definitiva llevar un control de tu vida enfocado a tu objetivo.

Todo ese trabajo y esfuerzo que hay detrás lo resumen como SUERTE.

Esto querido amigo/a es muy buena señal, cuanta más envidia, mejor resultado.

LA GENÉTICA

Otro de los pretextos que utilizan mucho los envidiosos/as es la genética “Es que tienes la genética perfecta para esto”.

(Especial para las chicas)

  • Comer pescado blanco y verdura para cenar, mientras tu comes pizza,
  • Hacer sentadillas y pesos muertos, mientras tú vas a clase de zumba,
  • Realizar 1 hora de ejercicio cardiovascular por la mañana en ayunas, mientras tu duermes,
  • Entrenar todos los días, cuando tu apenas vas 3 horas por semana
  • No comer helado desde hace meses, cuando tú no has perdido ocasión,

“Ahora resulta que mi culo es genético el tuyo no.” 😀

Pues no señorita, obviamente la genética como en todo, influye, pero entre la genética de cada uno y el objetivo marcado, únicamente se consigue con trabajo, entrenar y no posturear.

Los envidiosos/as tienen mucho tiempo para criticar y muy poco para entrenar por lo que parece.

En el caso de los hombres, más de lo mismo, pero quizás menos evidente.

LO TIENES FÁCIL

  • Son capaces de juzgar tus méritos diciendo que “lo tenías fácil”, pero sin embargo no tienen ni puñetera idea de tu vida.
  • No saben si tienes problemas en el trabajo,
  • Si has sufrido una ruptura difícil,
  • Si tienes algún familiar enfermo que cuidar, etc…

Lo único que saben de ti es que llevas la música puesta, que les ignoras y que has entrenado más en 20 minutos, que ellos en todo el año. Eso es lo único que saben objetivamente y el resto se lo inventan.

FASE 2

Envidia pura (traducción lenguaje envidiosos)

Cuando viene un “iluminado”, chico o chica,  y ve que tu resultado es importante, podrás identificarlo por alguna de estas frases:

Pensé que estabas mejor: si te dicen esto, significa que estás aún mejor de lo que esperaba y la envidia le corroe.

La luz te beneficia: cuando marcas músculo en un espacio donde la luz potencia el buen aspecto, lo más probable es que digan “la luz le pega de frente” “así cualquiera” “Son luces sanas”.  Si ya tiene que hablar de la luz para justificar tu buen aspecto, es que estas espectacular.

No estás tan definido: Es como decir que estás esculpido/a en piedra

A mi tan marcado no me gusta: Cuando el envidioso te dice “a mi tan marcado no me gusta” pero sin embargo se pasa todo el día en el gimnasio con las dietas, los entrenos, suplementos y ahora resulta, que tan marcado no le gusta, (incongruencia) seguramente porque él no puede estar así (o no lo logra) y como el otro está marcado de cojones esto es otro síntoma de envidia. Peor aún, lo dice alguien que no es capaz de mover el culo del sofá y luce una bonita barriga, currada a base de azúcar.

Estabas más guapa antes: típica “amiga” de gimnasio que no soporta lo bien que has quedado en comparación con ella y está a punto de convertirse en serpiente de cascabel de la envidia. Esto quiere decir que estás espectacular.

Aunque visualmente esta envidiosa luzca mejor (por cuestiones genéticas) la envidia estará presente.

Así parece un tío: en el caso de las chicas, cuando enseñáis las piernas o los glúteos y otra chica os dice “así pareces un tío” es que tienes unas piernas esculturales un culo “para forrar pelotas “espectaculares.

PARA TERMINAR

Cuando logréis vuestros objetivos, no esperéis palmaditas de nadie, únicamente de aquellas personas que os quieren y han estado a vuestro lado todo el tiempo, mientras habéis trabajado  y sacrificado.

Por desgracia el ser humano no tiende a alegrarse por los méritos ajenos, más bien al contrario. Pocas serán las personas buenas que se alegren de vuestros éxitos, los envidiosos/as siempre estarán ahí para molestar y desmerecer tus esfuerzos.

RESUMIENDO

Seguid vuestro camino e ignorad los comentarios negativos de la gente. Si os dicen algunas de las frases “tocacojones” tómalo como un indicador de que lo estáis haciendo bien.