En el mundo del fitness al igual que en la industria de la alimentación entre otras, necesitan seguir vendiendo de forma continua, para ello los clientes, en este caso las mujeres, deben sentirse insatisfechas. Podéis imaginar que alguien que se siente a gusto con su cuerpo no necesita ilusiones de un cuerpo perfecto.

La estrategia que siguen para tal objetivo está muy clara:

En primer lugar lo que hace es crear un modelo o estándar de belleza, totalmente alejado de lo que es una mujer real (algo realmente criticado por muchas mujeres como es normal).

Una vez creado el estándar, comienzan a publicar y vender miles de revistas que promueven este modelo de belleza con todo lo que rodea al mundo del fitness, alimentación, cosmética, suplementación, ejercicios milagrosos, todos ellos enfocados a la falsa promesa de lograr la imagen que ellos mismos te venden como la “ideal”.

Es común ver como pocas de las mujeres que lo intentan, realmente logran sus objetivos siguiendo estas recomendaciones, pues no están diseñadas para que funcionen sino para ganar dinero

A continuación expondré algunas de las lecciones absurdas que venden a las mujeres

Lección absurda Nº 1 Pierde peso y tonifica

Viendo ejemplos de revistas como estas parece que los hombres y las mujeres pertenecemos a especies diferentes, en el caso de los hombres se vende la idea de músculos grandes fuertes y definidos y en el de las mujeres perder peso, tonificar, reafirmar, quemar calorías…

Tanto en un caso como en otro nos quieren vender la moto, pero en este caso que es el que nos interesa, ¿de verdad creéis que por 2,50€ te van a dar la clave para ponerte en forma? Y ni más ni menos que en 8 semanas o peor aún, “quema 1000 calorías en una sola sesión” pero que pasa, ¿estamos locos o qué?

Esto tan solo son 2 ejemplos de algunas de las muchas tonterías que se pueden ver en revistas de fitness mal llamadas “para mujeres

Toda esta basura lo único que hace es confundir y mucho. Cuando se habla de tonificar y reafirmar entendemos que significa endurecer el musculo sin aumentar el tamaño (algo que preocupa a muchas mujeres) y mejorando su definición. Esto solo se consigue de una manera, ganando musculo y perdiendo grasa, punto. De ahí entre otros factores que el peso como tal sea un pobre indicador del que no debemos fiarnos demasiado (próximamente escribiré “el peso indicador no fiable”)

Lección absurda Nº 2 Mancuernas poco más pesadas que un teléfono móvil.

Muchas mujeres tienen un miedo infundado a las pesas, en parte por culpa de las revistas, la publicidad y los falsos mitos. Algunas tienen miedo a lesionarse ya que no conocen los ejercicios y nadie las enseña la manera correcta para hacerlo bien, otras temen convertirse en el increíble Hulk si levantan pesas algo más pesadas y prefieren usar mancuernas de 1 kilo para “tonificar”

Realizar cientos de repeticiones con un peso ridículo no te ayudara en absoluto a ganar musculo ni a perder grasa, deberás mover más peso si quieres conseguir musculo denso, deberá suponer un desafío para tu cuerpo.

El musculo magro, no hará que parezcas un hombre, al contrario, resaltara más tus curvas naturales (de mujer real). Por lo general, el exceso de grasa es lo que hace que parezcas más voluminosa y no el musculo.

Lección absurda Nº 3 Come productos light con 0% materia grasa.

Existe la falsa idea de que necesitamos contar calorías para vernos delgados. Según esta premisa, todo lo bajo en calorías debería ser bueno (supuestamente).

Como resultado de esta ENORME MENTIRA surgen innumerables productos procesados elaborados con materias primas baratas que nos venden a precio de oro. Se anuncian como productos light 0% grasa, bajo en colesterol, sabor suave y sabroso… y un largo etc.

Parece que el color rosa se ha atribuido a los productos especialmente elaborados con propiedades adelgazantes, pero solo tienes que mirar las etiquetas de estos productos, podrás comprobar que son de todo menos saludables.

Aquí podéis ver un claro ejemplo de pechuga de pavo, el típico que se vende en finas lonchas envasado, si os fijáis al comienzo de los ingredientes, marca un 63% de pavo, y el 27% restante de que es? Pues parece que eso no importa demasiado e importa más el bajo % de grasa que los ingredientes añadidos innecesarios.

Si lo que buscas es ponerte en forma, deberías priorizar en la comida real, suficiente cantidad, veras como tu cuerpo se fortalece y pierdes grasa sin pasar hambre que es una de las causas principales del fracaso en los planes de perdida de grasa.

Lección absurda Nº 4: Aliméntate a base de zumos

Son muchas las revistas que promueven esta idea de que necesitas zumos verdes y alimentos milagrosos traídos de no sé dónde para que puedas funcionar.

No dudo en absoluto que comer más verdura y fruta es recomendable pero no a costa de suprimir otros alimentos que han formado parte de nuestra dieta durante miles de años. Digo alimentos como la carne, el pescado, los huevos. Pretenden hacernos creer que no son saludables, esto es un grave error. Tu cuerpo necesita nutrirse, y los productos de origen animal de calidad contienen los nutrientes que necesitas.

No quiero entrar en polémicas con los vegetarianos, animalistas y otras ideologías / hábitos alimenticios, no soy partidario ni del maltrato animal ni tampoco estoy en contra de la gente que decide tener una dieta 100% vegetariana o vegana en absoluto. Este artículo va dedicado a la gente que si come productos de origen animal pero de la fuente equivocada, debido a la mala y engañosa publicidad, e intento orientar para que mejoren en la medida de lo posible su alimentación, eso quiero que quede claro.

Lección absurda Nº 5: Parecerse a una modelo

Es común ver como muchas mujeres creen que estar en forma, significa lucir igual que una modelo de pasarela. Una mujer que desee realmente estar en forma más bien querrá parecerse a una atleta y no a una mujer que pasee por una pasarela, un cuerpo bonito, con forma, funcional y fuerte (con fuerte no me refiero a parecerse a hulk).

No se trata de convertirse ni una modelo de pasarela ni tampoco en una guerrera espartana, pero si tuviera que elegir un modelo a seguir preferiría el de una atleta.

Las dietas que siguen las modelos de pasarela son increíblemente escasas y deficitarias, si las dejan delgadas pero también débiles y enfermizas, a mí personalmente no me atraen nada las mujeres así. Por otro lado alimentar el cuerpo de una atleta tiene un gran coste energético, pero no implica pasar varias horas al día entrenando. No se trata de entrenar más sino mejor.

Otro punto que tenía pendiente de abordar es lo mal indicador que es el peso como referencia de mejoría.

Como se muestra en la imagen de arriba un % de grasa bajo no significa que estés en forma, y 60 kilos no significa que estés gorda en absoluto, es un claro de ejemplo de que se puede tener un % bajo de grasa, un peso relativamente elevado (digo relativamente dependiendo de estatura complexión etc.) y estar en perfecta forma física tomando una importantísima relevancia la composición corporal y no el peso.

 

SI TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO, NO OLVIDES COMPARTIR Y DEJAR TU COMENTARIO AL FINAL DEL POST.

SE AGRADECE MUCHO  🙂