Este artículo pretendo que sea una reflexión y quiero plantear 2 metodologías:

1º MÉTODO CIENTÍFICO.

Cuando estudiamos a los autores de referencia en el campo de la actividad física, podemos observar que lo que dicen, difiere mucho de lo que el mundo del fitness comercial nos intenta vender.

La idea general de todos estos autores podría resumirse con esta frase:

“Haz lo mínimo necesario, no lo máximo posible”. Henk Kraiijenhof Clic para tuitear

 

Juan José González Badillo es una de las eminencias en este campo, especialmente en el entrenamiento de la fuerza y concluye con esta frase:

“Entrena siempre con la carga mínimo que te haga progresar” Juan José González Badillo Clic para tuitear

Desde luego realizar un entrenamiento que suponga una gran carga para ti, puede darte resultados antes, pero no puedes mantener estos resultados a lo largo del tiempo, por lo que estas limitando tu potencial de mejora a largo plazo, que es el que de verdad importa.

“Casi siempre que entrenamos menos de lo que creemos, el resultado es mejor” Juan José González Badillo Clic para tuitear

En casi todos los ámbitos de la vida, tenemos a relacionar “más” = “mejor”.

  • Si estudiamos más, sacamos mejores notas
  • Si nos esforzamos mas, tendremos mejor resultado
  • Si trabajamos más, ganaremos más dinero

Y por este motivo, lo extrapolamos al entrenamiento en el gimnasio. Pensamos que si entrenamos más, si nos duele más, vamos a tener mayor progreso.

“No pain, more Gain” Esteban Gorostiaga Clic para tuitear

Con esta frase no pretendo decir que debas entrenar flojo o ligero en el gimnasio, esto estaría alejado de la realidad. Lo que intento transmitirte es que “dolor” no es mejor “más” no es mejor.

Cada persona tiene un nivel diferente y una carga que es óptima para progresar. Con carga me refiero no solo al peso sino al conjunto total de estímulos que se aplican sobre tu organismo. Copiar a tu compañero no es una elección inteligente.

¿Cómo podemos saber cuál es nuestra carga óptima?

Experiencia y estudiando para poder aplicarla sobre nosotros

Alguien cualificado sea capaz de encontrarla y nos ayude a progresar, es decir, la figura del entrenador personal es importantísima, especialmente en el alto rendimiento.

Hasta aquí el método científico

2º MÉTODO OLD SCHOOL

Por otra parte, existen otros atletas (Old School) con dilatada experiencia y un número importante de logros a sus espaldas. Hablo de atletas de fuerza, como Strongman o Powerlifters.

Estos atletas emplean una metodología menos “ortodoxa” y más de llevar al límite al cuerpo en cada entrenamiento

NO PAIN NO GAIN.

Una frase muy de moda últimamente, pero con frecuencia muy mal interpretada.

Cuando hablo de atletas “Old School” no me refiero a trogloditas que no saben nada más que mover kilos, sino a personas con una perspectiva de estar dispuestas a sufrir por lograr sus objetivos, tanto en el entrenamiento, como en la vida de ahí la frase NO PAIN NO GAIN.

  • Entrenamientos largos y agotadores
  • Entrenamientos al fallo muscular ( aniquilan el grupo muscular correspondiente)
  • Agujetas intensas
  • Guiarse más por instinto y sensaciones que por mediciones con máquinas.

Son algunas de las características de los entrenamientos Old School.

En definitiva, son amantes del entrenamiento y se podría decir que disfrutan cuando sufren mientras entrenan.

CONCLUSIONES

¿Cuál es mejor método?

Los 2 métodos son buenos, y debes encontrar el que mejor se adapte a ti y tu estilo de vida.

Es algo muy particular de cada uno y es un error tachar de “incorrecto” o “inútil” una metodología de entrenamiento, simplemente por ser diferente a la que tú crees que es “la buena”.

Para terminar, os dejo un vídeo de Strongman Tarrako, donde habla un poco más en detalle sobre el método Old School.

SI TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO, NO OLVIDES COMPARTIR Y DEJAR TU COMENTARIO AL FINAL DEL POST.

SE AGRADECE MUCHO  🙂