¿No te gusta el brócoli? Quizás no eres el único, a mi hace poco más de dos años tampoco me gustaba, solo de pensar en comer una verdura cocida se me quita el hambre, pero oye, que hay mil formas de cocinarlo y que no sea tan soso. Aquí os dejo una forma diferente de prepararlo.

 INGREDIENTES

  • Un brócoli
  • 3 huevos
  • ½ cebolla o una entera
  • Pollo o taquitos de pavo
  • Salsa de tomate
  • Especias, pimienta y orégano

 

Cortamos en arbolitos el brócoli y lo hervimos en una cazuela. Una vez esta blandito, con un tenedor lo aplastamos hasta desmenuzarlo entero. Batimos los tres huevos, si queremos se puede echar un poco de queso batido o un chorrito de leche.

Añadimos el brócoli, las especias, taquitos de pavo, o lonchas de jamón o incluso pechuga pollo (este primero cocinado,pasado por la sartén o hervido y desmechado). Yo suelo añadir un par de cucharadas de salsa de tomate sin azúcar también. Lo mezclamos todo en un molde de horno y por encima ponemos cebolla caramelizada. Al horno una media hora y listo para comer.

CEBOLLA CARAMELIZADA

Muy simple de hacer, la cortamos en tiras y la ponemos en una sartén con un chorrito de aceite. Dejamos que se vaya haciendo y añadimos un poco de agua, cuando ya está de ese color transparente, yo añado sirope de agave o sacarina liquida, removemos bien, un chorrito de vinagre y lo dejamos a fuego muy lento hasta que coge ese color marroncito y listo!