No tiene ningún misterio esta receta que comparto hoy con vosotros, pero como siempre digo, vuestros deseos son órdenes y como me la habéis pedido aquí la tenéis 🙂

 

INGREDIENTES      

  • 2 berenjenas
  • 300 gr de carne picada de ternera/pollo o la que queráis, yo siempre la compro en carnicerías porque así conseguimos que sea lo mejor posible en comparación a las que venden en algunos supermercados.
  • Media cebolla
  • Tomates cherry
  • Alcaparras
  • Queso light
  • Salsa de tomate
  • Especias al gusto (pimienta, orégano, pimentón picante)

 

 

PREPARACION

 

En primer lugar, cortamos las berenjenas a la mitad, les hacemos unos cortes y las metemos en el horno, (como siempre digo, cada horno es diferente) entre 20-30 min para que este hechas, las sacamos y reservamos mientras se enfrian.

 

Mientras se hacen las berenjenas en el horno, en una sartén con un chorrito de aceite, ponemos media cebolla picada para que se dore, añadimos la carne picada, especias al gusto (pimienta, orégano) y cuando la carne ya esta más o menos hecha, añadimos unas cucharadas de salsa de tomate (mejor sin azúcar).

 

Sacamos la carne de la berenjena, intentando dejar intacta la cascara, esto puede ser un poco pesado a veces, os podéis ayudar de una cuchara o un cuchillo. Picamos la berenjena y la añadimos a la sartén con la carne. Removemos bien y añadimos un par de cucharadas de alcaparras. Dejamos reposar unos minutos y vertemos esta mezcla en las cascaras de la berenjena. Una vez están listas, ponemos un poco de queso light y los tomates cherry. Al horno unos minutos hasta que veos que el tomate empieza a arrugarse y listo para comer!