Vamos a dejar un poco de lado el tema dulce, para compartir hoy una receta que lo mismo vale para una comida, como para una cena.

Muchas me habéis pedido esta receta así que como vuestros deseos son órdenes para mí, aquí la tenéis 🙂

NECESITAMOS para dos raciones:

  • 300gr de pollo
  • Un calabacín
  • Una zanahoria
  • ¾ de cebolla
  • Leche de almendra
  • Ajo en polvo y pimiento
  • Curry en polvo
  • Salsa de tomate

OPCIONAL

  • Arroz

PASOS EN LA ELABORACIÓN

  • En primer lugar, pelamos el calabacín, para cortarlo esta vez yo he usado el propio pelador y lo he dejado en tiras, pero se puede hacer en cuadraditos. Cortamos la cebolla en tiras y la zanahoria en rodajas. El pollo lo cortamos en trocitos y le ponemos pimienta y ajo en polvo.
  • Una vez tengamos todo listo, en una sartén con un chorrito de aceite ponemos la cebolla, una vez este dorada, añadimos la zanahoria y después el calabacín. Añadimos un vaso de agua y removemos bien.
  • Pasados unos 5-8 minutos, añadimos los trocitos de pollo, le echamos bien de curry, da igual el que tengas en casa, a me encantan los que venden en el Lidl en la semana asiática. Removemos todo para que coja bien el curry.
  • Cuando vemos que el pollo ya hecho, añadimos leche de almendras o la que tengamos en casa y dos cucharadas de tomate. Volvemos a remover para que se integre bien y lo dejamos a fuego medio-bajo durante unos 15 min. Lo ideal es que no quede ni seco ni con una super salsa para comer media barra de pan.

 

La receta yo os la he puesto con calabacín, pero muchas veces la preparo igual con brócoli o berenjena.

 

P1000892

 

¡Espero que os guste!