Creo que pocas recetas pueden ser tan ricas y tan sencillas de hacer como esta, así que aquí os dejo la receta 🙂

INGREDIENTES

  • Chía
  • Leche vegetal (yo uso soja pero vale cualquiera)
  • Limón
  • Canela
  • Edulcorante

 

PREPARACIÓN

Por cada vaso de leche que uséis, hay que añadir 3 cucharadas (de las grandes de sopa) de chía, podéis hacerlo de forma individual o en un recipiente más grande poner la cantidad de varios vasos con la chía correspondiente y dejarlo así o servir ya en vasos individuales.

Tendremos que dejar el recipiente donde lo hayamos preparado alrededor de 2 horas y media en la nevera. Pasado este tiempo lo sacamos, y añadimos canela, edulcorante al gusto y rallamos un poco de limón.

Lo volvemos a meter en la nevera unos minutos una vez revuelto todo para que coja todo sabor y tras unos 15 minutos ya esta listo para comer!

Aviso que me he vuelto una adicta de esta receta, ademas es ideal para tomar de noche por su bajo contenido en hidratos.